miércoles, 26 de diciembre de 2007



con solo 87 pasos para verte a diario
todo el tiempo con los ojos de siempre
(hasta tu regreso)
juegos a la media noche
ajedrez en la calle
el brillo de la luna con nosotros
y el eclipse del cual hablamos
a partir de nuestro pretexto
para vernos siempre...

con días que pasan
y recuerdos que fingimos olvidar
la calle nos desconocía
solo nuestros ojos se acercaban,
crecer era difícil

y otra vez verte a diario
cuando nos convertimos en diferentes
aún siendo los de antes.

la mensajera en mi época flechada
viajes continuos con papeles cuadriculados
llenos de tinta
cantados para mi

nuevamente el viaje,
con formas diferentes de ver el futuro
separabas tu espacio del mio
y sentiste mi ira
al ver tu niñería. (ja!)

nuestra unión otra vez
aunque esa fue nuestra primera unión
le baiser en si mayor
y el silencio quedó en nuestro interior

paisajes, luces y ciudades nos acompañaron
y ahora en un lugar donde no te tengo
pues... no te tengo.

boomp3.com

martes, 25 de diciembre de 2007

si lo vieras mañana...



Ayer, los colores solo iluminaron el saco marrón y ese sombrero que hacía conjunto...
Ayer, ya no levantabas tu brazo para que pueda verte entre ese mar de personas.
Ayer, tu sonrisa no me acompañaba.
Ayer, no pude agarrar tu mano para que no te vayas, porque nunca llegaste.
Ayer, los acordes se opacaron por tu ausencia.
Ayer, te canté para que no me escuches.
Ayer, tocaste mis labios sin usar los tuyos.
Ayer, no necesitabas de mi.
Ayer, pedías que me quede a dormir.
Ayer, escuchabas nuestra canción mientras cerrabas los ojos.
Ayer, esperabas que te bese.
Ayer, me borraste de tu lista de "a quienes extrañar".
Ayer, llorabas y reías recostada en mi hombro.
Ayer, estabas celosa por preferirte y no quererte.
Ayer, bailamos en tu cuarto cada uno en su esquina.
Ayer, lloramos juntos una vez más, en tu cuarto.
Ayer, terminaste conmigo con el sofá de testigo.
Ayer, buscabas en mis labios tus recuerdos de enamorada.
Ayer, perdías nuestras fotos.
Hoy, quería verte, porque hace mucho tiempo he vuelto a enamorarme de ti, porque ayer es un día largo sin tocarte tan cerca y tan suave.

hace poco fue domingo...

Porque es Domingo
Tarik y la fábrica de colores

Porque es domingo
voy a llamarte,
para que luego no digas
que estoy cada día peor.

Y porque es domingo
y mañana es lunes,
me pongo la camisa
del equipo ganador.

Y ya que sigo vivo
me lo demuestro
dando al cuerpo
un buen surtido
de mis excesos.

Y porque hoy es domingo,
ojalá pudiera decirte
que no quiero verte,
que me caes mal.

Que algún día tú te irás
o me iré yo.
Seguro que será invierno
o al menos lloverá.

Y ya que sigo vivo
me lo demuestro
dando al cuerpo
un buen surtido
de mis excesos.

Quiero irme,
quiero sentirme
especialista,
más que artista,
en confundirme
con la corriente
de gente.

Y porque es domingo,
y por las pintas que traes,
ven a quitarte la ropa,
dejémosla secar.

boomp3.com

lunes, 10 de diciembre de 2007

http://www.radioheadenlima.com/


















El staff de Radiohead Perú crearon la siguiente encuesta en http://www.radioheadenlima.com/ para que esta estupenda banda llegue a tocar en nuestro país. Apoyen!

martes, 17 de julio de 2007

Despertar en el mismo cuarto...


Había una vez un "niño" que trabajó dentro de un proyecto llamado Puyhuán, donde conoció a Jaime, Tania, al "Cachorro", al "Chape" (por la virgen chapetona, no piensen otra cosa) y a Robert. En sus últimos cuatro meses, llamó a su amigo Ichiro para que tome parte del proyecto, sin saber que al final este terminaría inesperadamente. Mientras tanto era Enero del 2005 y con Ichiro dentro del proyecto ese "niño" contaba con más tiempo, así que decidió prepararse para postular a la universidad. Todo lo que pasó en esos 2 años que dejó de estudiar, lo llevó a esa decisión.

Pasaron tres semanas desde que entré a la academia ingeniería, (es obvio que ese "niño" soy yo) y para esa fecha mi horario estaba en orden, salía a las 6:45 de la madrugada con camino a la academia, llegaba al trabajo entre las 3:30 ó 4 de la tarde y me quedaba hasta las 10 de la noche, todo un ejemplo según mis tías. Esa semana venía acompañada de las fiestas del "20 de Enero", caracterizada por el excesivo consumo de alcohol, maltrato animal (jalapato específicamente), entre otras cosas; por eso borré de mi mente la gran imagen que me crearon cuando era pequeño, así que nada iba hacer que me acerque a esa fiesta, hasta que llegó ceci.

Era sábado por la tarde, bastante caluroso por cierto y bien raro en el mes de enero. Estaba sentado y por la puerta cruzó Cecilia, quien ya estaba con Michel (mi primo y la pirula en otros post's) varios meses; detrás entró otra chica con aspecto muy veraniego (lentes de sol y su mochilita quizás llena con baldes y paletas para la arena) era más rubia que ceci y mas bajita, podía pasar como su hermana menor, pero ya sabía que no era, conocía a todas sus hermanitas.

¿Hola como estás? te presento a... ¿Cómo te llamas? Gretta - le responde la señorita - es que siempre me dice Gerónima. Luego comenzamos a conversar después de 4 o 5 meses frente a frente y unas semanas por el messenger, y mientras pasaban los minutos preguntándonos ¿que sabes de? llegó la hora de despedirse. Amenazaron con que nos veríamos de nuevo nos despedimos y antes de que Gero cruce la puerta me giñó un ojo. Se quedaban una semana aproximadamente y mi día libre sería dentro de 5 días.

A la mañana siguiente todo estaba como si nada, tenía tarea domiciliaria y algunas cosas por leer. El horario de trabajo no cambiaba (normalmente tenía que estar a las 2 pm) ese día fue así, y como siempre me fui a la computadora de al fondo, habrían pasado 3 horas y otra vez Gero cruzó la puerta, pero en esta ocasión lo hacía sola, sin ceci y vez de que yo pregunté donde está, Gero preguntó si no había pasado por ahi; le dije que no y entonces me contó que junto con Michel habían desaparecido (mejor dicho la abandonaron). Entonces me dijo: "¿puedo quedarme?" claro le dije y no se como pero terminó sentándose a mi costado en la misma computadora, hablábamos de cualquier cosa (creo rajar de Ceci) y entonces me pregunta si puede abrir su correo. Y así comenzó esa amistad, ella viendo lo que yo conversaba y yo haciendo lo mismo que ella, pasaron pocos minutos y me dijo "escribes como secretaria" y comencé a reir... sabía que era cierto.

Los siguientes días fueron casi iguales, sentados frente al mismo monitor, viendo la conversación del otro. Era viernes, por fin descansaba y con Michel, salimos por ahi, comenzando por su pizzeria... y calle, me pidió que me quede hasta tarde, para que Gero no esté sola, pedí permiso en casa, debería regresar a la media noche para que al día siguiente de mi exámen semanal.

9 de la noche, Me quedé en la casa de Ceci con Gero, mientras mis primos (si mis primos) salían, buscamos algo que tomar, destapamos varias botellas que para nuestra suerte no tenían nada dentro; un vino blanco llegó a nuestras manos, la descorchamos con emoción para que finalmente nos espante con su sabor. Dando por perdido el hecho de tomar líquido con algún grado de alcohol (ya tenía 18 años) sacamos naipes para jugar, preparamos cancha blanca, algo de música y conversar, eso es... conversar.

11:30 de la noche (aproximadamente) el teléfono timbró y una mentira por parte de Gero "mandó" a ceci a comprar limones a esa hora, media hora mas tarde el teléfono y otra mentira la mandaron a comprar alguna otra cosa; Ceci se había convertido en la mas buscada por su familia. La acción mas rápida fue salir a buscarlos, la noche estrellada y la grata compañía me hicieron salir de ahi, caminamos como 25 cuadras en ida y vuelta sin éxito alguno, para desear que se encuentren dentro.

1 de la madrugada y no encontramos a nadie en la casa, solo nos quedaba esperar, subimos a la sala, terminamos la cancha, las frazadas nos taparon... (a cada uno en su sillón) cerramos los ojos... y al momento de abrirlos, 4 de la mañana y no regresaban.

Ese día fui ojeroso a dar mi exámen, saqué la mas alta nota en mi grupo y no logré despedirme de Gero ni de Ceci, viajaban a las 10 am y yo regresaba al medio día.

Luego nos encontramos unas 3.. 4... 5... o 6 veces más (hasta le robaron el celular un día) y nunca volvió a guiñarme el ojo; tenemos una gran amistad graaaaaaande grande, y una comunicación basada en texto de colores y emoticones. Nos volveremos a ver.

miércoles, 20 de junio de 2007

Jugando al ángel... (segunda parte)

Los minutos habían pasado, el calor del sol se sentía en todo el ambiente, pero el reflejo vino del lado derecho, mientras esperaba que se acerque y yo me quitaba los audífonos lentamente...

Era como la había visto en las fotos, una mirada intensa y segura, sus labios haciendo una invitación imposible y su cabello deseando ser acariciado. Esperaste mucho me preguntó y creo que le dije que no, no recuerdo bien, pero estaba cansado por no haber dormido bien y con hambre, para mi suerte me quedaba poco dinero, solo pude invitarle un dulce que alguien nos ofreció mientras conversábamos sentados en una banca de la plaza constitución.

Mientras fluía nuestra conversación con cosas que no puedo mencionar, saqué 2 separatas que utilicé cuando me preparaba para la universidad, ese fue el pretexto del encuentro, pues Eylin había dejado sus otros estudios para ahora postular a otra carrera, y yo muy amable, le ofrecí unas separatas para que (espero) las estudie.
Estaba nervioso, no piensen que incómodo, porque era como llamar por teléfono a un número X y comenzar a conversar, no se por qué lo sentí así, a pesar de que desde muchos meses antes uno conocía bastante del otro.

Me sentí un poquito mal por el sol, no lo aguanto y me hace mal, entonces le dije para ir a caminar o buscar cuadros, dibujos y pinturas. Caminamos 10 o 15 minutos sin éxito alguno y se hacía tarde (al medio día) porque cada uno debía tomar su camino para ir a almorzar.

Mientras nos quedaban pocos minutos, nuestro gusto musical y artístico se fue mezclando, era de las personas con las que puedes conversar de música sin la necesidad de explicar, puedes decir una que otra "palabrota" y no le va a parecer de mal gusto, puedes hacer bromas y se va a reír contigo, hasta a veces de ti.

Me sentí muy a gusto, pero llegó mi carro y me despedí amenazando con volverla a ver. Fue la primera y última vez que la vi. (La amenaza sigue en pie)

lunes, 18 de junio de 2007

¿Soñamos lo mismo?



No se si en algún momento ustedes lo hicieron, pero hace poco yo soñé que Radiohead (si... Radiohead) tocaba a unas 6 cuadras de mi casa y yo era el único que le daba bola al grupo.

Será por el lugar donde vivo, no se; pero yo quiero ver a quienes para mi, es la mejor banda en estos días, y que mejor si está lo más cerca posible.

Se habilitó una página de origen bastante serio para este pedido, solo tienes que registrarte (en tiempo de 1 minuto) y esperar que nuestro pedido sea escuchado.

Traer a Radiohead

sábado, 16 de junio de 2007

Pensando...


...en como será si cruzas... y no regresas

viernes, 15 de junio de 2007

Buscando el tiempo


Desde que cumplí 10 años (incluso 7, pero es algo que no me gusta recordar) pensé que tendría que alejarme de la iglesia católica para ver de lejos lo que de cerca muchos no pueden ver. Desde ese momento, mi visita a la iglesia era cada vez más rara, solo lo hacía y lo hago por compromiso, o para tomar una que otra foto sin flash. Pero esa vez, el tener una "cita" en la iglesia me pareció bastante raro (y gracioso).

Tenía 15 años y ya varios meses, me encontraba solo (sin enamorada), dedicando mi tiempo libre a jugar: basket, winning eleven 3, dancing y otros deportes (el basket si era en serio, aunque mi muñeca cada vez me lo impedía más y más), por las noches el infaltable ensayo de teatro para representar al colegio, oportuno para viajar a Huánuco y perder 4 días de clases.

La profesora (muy buena honda) se hizo amiga de todos, y como los mayorcitos éramos Carlos y yo (los únicos dos sobrevivientes de cinco alumnos de la promoción; contando con la pirula, el foco y la cachuda) nos daba mayor libertad a comparación de los demás. En las primeras semanas, los ensayos eran en una sala de la parroquia, aprovechando que no cobraban nada y además estaba cerca al colegio, porque salíamos de clases a las 6 de la tarde (¿o ya sería noche?) para que a las 6:20 iniciemos con los ensayos.

Ese día, que entré a la iglesia después de mucho tiempo, salimos temprano del colegio y quise utilizar esos minutos en una chica que en ese tiempo me gustaba. Era 1 año menor que yo y cuando la conocí me gustaron sus ojos y sus labios en un primer momento, para luego conocerla más cada vez que nos encontrábamos. La vi a unos 30 metros mas o menos, creo que estaba con una chompa roja, y yo con mi buzo del equipo de basket y una polera blanca, nos saludamos para luego comenzar a caminar mientras oscurecía temprano.

En esta ciudad no había tantos lugares a donde ir sin que te alejes de la plaza, así que la rutina (muchos la conocerán) era ir por el jr. Junín, llegar hasta colina (porque decían que mas allá era otro territorio) y regresar a la plaza. No sabíamos que más hacer porque estuvimos sentados buen tiempo, quedaban pocos minutos para mi ensayo de teatro, creo que quiso acompañarme a la puerta de la parroquia, y mientras íbamos nació la idea de entrar un rato a la iglesia, no debería tomarnos más de 5 minutos, pero fue mucho más.

No había motivo alguno para visitar la iglesia, todo era pretexto para poder pasar más tiempo juntos. Cruzamos la puerta y la luz era baja, casi todo el espacio iluminado solo con velas y unas 20 personas repartidas, pidiéndo algo o simplemente contando cosas que no podían retener. Cogió mi brazo y comenzamos a caminar lentamente, viendo las imágenes, desde el Señor de Muruhuay a la izquierda hasta San José a la derecha. Llegamos a la puerta y ninguno quería despedirse, había pasado bastante tiempo y era obvio que ya iba a llegar demasiado tarde, entramos nuevamente, esta vez por la mano derecha, viendo ahora mas allá de las imágenes y enfocándonos ahora en pequeños detalles, como una cruz que tenía forma de estaca y el dibujo de los carneritos en ofrenda, todo por demorarnos más y pasar todo el tiempo posible.

Estábamos parados en la esquina derecha de la cruz, cruz que se dibuja desde una imagen aérea, todo estaba en silencio y buscábamos más cosas para quedarnos, se acercó más a mi y entonces la abrazé porque pensé que tenía frío, teníamos la mirada fija en un punto de la pared sin pensar en nada y entonces, desde atrás un acólito nos dice: "ya cerramos la puerta, por favor salgan por la sacristía" y palteados por que nos sacaron de la iglesia, sin saber cuanto tiempo estuvimos encerrados, salimos por la sacristía.

El siguiente paso era que no me vean, porque el salón donde ensayábamos estaba al costado de la sacristía, caminamos lentamente y cruzando la puerta (que por suerte estaba cerrada) fuimos corriendo hasta llegar a la plaza. Esa vez fue una de las pocas que salimos, la acompañé a que tome su carro y regresé a la parroquia. Me había demorado 50 minutos y mientras contaba mi mentira, humberto interrumpe diciendo que me vio entrar con una chica a la iglesia.

miércoles, 13 de junio de 2007

Jugando al ángel... (primera parte)

Cuando me preguntó: “¿Desde cuando conversamos?” y no supe que responder, me di cuenta que había pasado mucho tiempo desde ese Hola –seguido del– ¿Quién eres?

Faltaban 45 minutos para que el sol llegue a la mitad, no sabía que hacer y a mi izquierda un tablero de baile me invitaba a pasar los minutos que faltaban. En medio del juego, recordé cuando con Carlos (en sectores conocido como “La Carlota” por cosas que hoy no contaré) cambiábamos a escondidas el horario de nuestro ensayo de teatro para poder jugar y faltar a clases al mismo tiempo durante todas las tardes.

Cuarenta minutos después y un poco cansado (más por pasarme toda la madrugada escribiendo 2 monografías) me encontraba a 5 cuadras del punto de encuentro, entonces caminé despacio para llegar a las 12 en punto.

Llegué a la casa del artesano, saqué el celular para ver la hora y verificar mi puntualidad, “11:59, falta un minuto… debe estar cerca” pensé, y miré hacia la calle a buscar a alguien que solo conocía por fotos.

12:04, solo habían pasado 5 minutos pero con cada minuto crecía la desesperación y recordé cuando llegaba 20 minutos después de la hora pactada, entonces me dije que de ahora en adelante trataría de ser más puntual, con quienes siempre llegaba tarde.

12:05, cambiaba de canción y frente a mi una sombra… bastante pequeña, una señorita con una rosa en sus manos me decía algo que apenas distinguí por la música “¿Le leo un poema?” a lo que respondí “no, gracias” mientras llegaba a la decisión de esperar diez minutos más.

Mi mirada seguía perdida en la plaza y en segundos me di cuenta que a dos metros había una chica mirando a la calle, por un momento pensé que pudo ser ella, estaba de espaldas y no la distinguía bien, también esperaría a alguien. Entonces desde la puerta derecha sus ojos me atraparon, me saqué los audífonos y mientras se acercaba la luz que irradiaba me cegó por completo… “Hola, esperaste mucho” me dijo, mientras recuperaba poco a poco la vista…

sábado, 5 de mayo de 2007

La tarde que inició...

Giró lentamente hacia el dormitorio, su caminar era inseguro, abrió la puerta y el desorden que inventó no estaba ahí.
Pensó en lo que haría, si era el momento de culminar una etapa, y mientras lo hacía, el reloj fue más rápido. Un susurro llenó su mente: “Quería ayudarte a ordenar, pero veo que ya terminaste, ¿Estás bien Kimi?”
Su frío respirar congeló la habitación, Michael estaba ahí, no supo que hacer. Lo vio como un intruso, un intruso deseado, el ladrón que la raptó y le dijo que está linda.
Su mirada se encontraba perdida en los ojos de Michael, y de pronto se dibujó una sonrisa. Sabía que nada malo podría pasar, ellos podían más que cualquier problema.
Michael cogió su mano, de pronto millones de átomos tomaron rumbo desconocido dentro de su cuerpo. Su palpitar era capaz de llevar a cualquier persona hacia Venus, o a cualquier odisea espacial.
La luz escapó poco a poco de ellos, las notas musicales que salían del pequeño equipo rozaban sus mejillas y guiaba el sutil movimiento de sus manos, entonces Michael se acercó para besarla.
El mundo se detuvo dentro de su habitación, Kimi no conocía esta sensación, ¿Por qué de pronto no quería que se vaya?, sus manos frágiles cogieron su cabello con dulzura, y pequeñas gotas descendían desde sus ojos.
La primera vez que amaba y la atracción era más fuerte que cualquier fuerza de gravedad. No pudo abrir los ojos, todos sus sentidos dejaron de percibir, solo había espacio para amar.
El silencio llegó después de un largo suspiro, nuevamente estaba aquí y en sus ojos, el amor.



Rodríguez Zegarra, Ricardo
IV Semestre
Cc. Cc.


Lo que hace un momento leyeron, fue una de mis tareas, los nombres fueron elegidos al azar y otra vez robé algunas pequeñas frases.

1) .. que está linda -> José Arbulú.
2) .. Venus -> no fue para nada robar, pero lo escribí escuchando a The Satellite
3) .. Odisea Espacial -> Space Oddity - David Bowie.

jueves, 3 de mayo de 2007

La primera vez...

Y es cuando todos tus recuerdos giran hacia ese primer momento, quizás te molesta hacerlo porque no fue la persona adecuada, o te llena de melancolía y es que fue "el amor de tu vida", aunque, no deberías pensarlo, ya que el título se encierra en lo que es este primer post, así que si fuiste una de esas personas que se volvió a ver en la desnudez, desvía tus pensamientos hacia otro momento, porque hoy intentaré llevarte a mi pequeña duda.

¿Cómo desaparecer completamente? es mi espacio, mi fuente de agua, con errores y cosas incoherentes para relatar, historias que no pude olvidar e irán originándose poco a poco; para tratar de contestar la pregunta que escogí por título, que por cierto robé (si, soy un ladrón y un copión) de una canción de radiohead, mi grupo favorito.

Si en algún momento desaparezco, pues eso nadie lo duda, no creo que llegue a ser completamente, no pregunten por qué, pues la respuesta espero conseguirla al finalizar este blog. ¿Cuándo será, llegaré al final? por ahora (al menos) quiero hacer que regreses después de haber llegado por primera vez, ya que la respuesta llegará en su momento. Pero ¿Para qué desaparecer? quizás no esté contento con el mundo o conmigo mismo, podré ser un resentido social más que quiere escapar de todo esto, o simplemente alguien que quiere hacerse invisible para estar al lado de ella y ver que nada le pase.

Mientras escribía todo esto conversaba con "alguien" que cree en todo lo que ya está escrito porque tiene miedo y no quiere ver hacia adelante, creo que también es uno más que quiere desaparecer. Una pregunta abierta a todos, acompáñenla con este genial tema de radiohead. Ya regreso con lo que será la primera historia de esta mi vida.