miércoles, 20 de junio de 2007

Jugando al ángel... (segunda parte)

Los minutos habían pasado, el calor del sol se sentía en todo el ambiente, pero el reflejo vino del lado derecho, mientras esperaba que se acerque y yo me quitaba los audífonos lentamente...

Era como la había visto en las fotos, una mirada intensa y segura, sus labios haciendo una invitación imposible y su cabello deseando ser acariciado. Esperaste mucho me preguntó y creo que le dije que no, no recuerdo bien, pero estaba cansado por no haber dormido bien y con hambre, para mi suerte me quedaba poco dinero, solo pude invitarle un dulce que alguien nos ofreció mientras conversábamos sentados en una banca de la plaza constitución.

Mientras fluía nuestra conversación con cosas que no puedo mencionar, saqué 2 separatas que utilicé cuando me preparaba para la universidad, ese fue el pretexto del encuentro, pues Eylin había dejado sus otros estudios para ahora postular a otra carrera, y yo muy amable, le ofrecí unas separatas para que (espero) las estudie.
Estaba nervioso, no piensen que incómodo, porque era como llamar por teléfono a un número X y comenzar a conversar, no se por qué lo sentí así, a pesar de que desde muchos meses antes uno conocía bastante del otro.

Me sentí un poquito mal por el sol, no lo aguanto y me hace mal, entonces le dije para ir a caminar o buscar cuadros, dibujos y pinturas. Caminamos 10 o 15 minutos sin éxito alguno y se hacía tarde (al medio día) porque cada uno debía tomar su camino para ir a almorzar.

Mientras nos quedaban pocos minutos, nuestro gusto musical y artístico se fue mezclando, era de las personas con las que puedes conversar de música sin la necesidad de explicar, puedes decir una que otra "palabrota" y no le va a parecer de mal gusto, puedes hacer bromas y se va a reír contigo, hasta a veces de ti.

Me sentí muy a gusto, pero llegó mi carro y me despedí amenazando con volverla a ver. Fue la primera y última vez que la vi. (La amenaza sigue en pie)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Jauja... tierra de escritores melancólicos... quién diría que esa ciudad me daría tantas sorpresitas.
Gracias por "aparecer" como una sorpresa más...

Anónimo dijo...

umhhh aparecer... pues reapareces para mi como una fuente de inspiracion ...como cuando alguien piensa q ya no hay por q escribir si de igual manera solo quedara en las paginas y claro en el corazon y luego poco a poco se pierde la costumbre y el estilo de plasmar los sentimientos, como ahora me esta pasando a mi jeje,solo gracias por todo lo dicho anterior ....