domingo, 2 de marzo de 2008

Desaparece...


Al norte de la ciudad de Von, donde las tardes son oscuras y ajenas, una calle se encarga de mantener una casa olvidada.
Oscura y triste es la mansión de Jon Bor, la misma que fuera el centro de las mas famosas fiestas, aquella que fuera testigo del amor eterno jurado entre Bak y Unt, esa casa donde los pasadizos se convertían en melodías de amor para los amantes mas desesperados y apasionados por el sexo. Hoy solo se muestra dormida después de la muerte inesperada de toda una familia; después del apagón de aquel lejano 29 de febrero del 69.
Nadie camina cerca a ella, sus vidrios empolvados dibujan rostros desesperados por un poco de luz interior, la madera cruje con el pasar de las horas y el viento empuja las ventanas para destrozarlas poco a poco.
Solo quien se anime a entrar conocerá lo que pueda pasar, y escuchará la risa eterna de las paredes, que aún conservan el amor eterno jurado entre Bak y Unt, los pasadisos que se convertían en melodías de amor para los amantes mas desesperados y apasionados por el sexo. Hoy solo se muestra dormida....