domingo, 22 de mayo de 2011

Reikiavik

No supo como llegó enero. Los últimos años ha vivido con la trágica historia de escapar corriendo hacia el este, para que pueda recibir unos minutos más de sol.

0 comentarios: